07 mayo 2006

Embrión de hombre (P)

No se trata del Saber
ilustre, con que arde
la Razón que, siempre tarde,
en su afán por comprender,
sonríe sin entender
que en la lucha el más cobarde
sólo espera envejecer.

No se trata del Sentir,
que nos lleva de la mano
del pecado más humano
a la dicha de existir;
que nos hace ver aquí
lo increible y lo lejano
en desvaríos sin fin.

Cruel, mágico y brillante,
no ha tenido nunca nombre.
Si te roza no te asombres,
todo late desde antes:
esa mirada radiante,
ese embrión de Hombre,
esa luz ahí delante.


(más de poesía en El Hilo de Hermes)

.

2 comentarios:

pac dijo...

magnifico poema, voto a brios!!!!!

pac desde la buhardilla dijo...

Tu poema se parece a un anonimo medieval que se atribuye a Santa teresa.