21 julio 2007

Buenos, malos y lenguaje

Tras mi apunte sobre la bondad o maldad humana ("Matar al mandarín"), vayan aquí en extracto algunos pasajes de Bataille que quizá resulten esclarecedores sobre esas eternas dicotomías sobre "lo que, en cualquier tiempo, dio al rostro humano su aspecto de duplicidad".

"La existencia es fundamentalmente honesta […] el trabajo, el cuidado de los hijos y la lealtad rigen las relaciones de los hombres […]; en el sentido contrario, la violencia azota sin piedad […]: los mismos hombres saquean e incendian […]. El exceso se opone a la razón.

Estos extremos abarcan […] civilización […] y salvajismo. Pero […] la idea de que hay bárbaros por un lado y civilizados por otro es engañosa. […] En efecto, los civilizados hablan, los bárbaros se callan, […] el que habla es siempre el civilizado. O mejor dicho, al ser el lenguaje […] la expresión del hombre civilizado, la violencia es silenciosa. Esta parcialidad del lenguaje tiene muchas consecuencias: […] civilización y lenguaje se constituyeron como si la violencia fuera […] ajena no sólo a la civilización sino al propio hombre (puesto que hombre es lo mismo que lenguaje). […] además, los mismos pueblos […], los mismos hombres, adoptan sucesivamente la actitud bárbara y la civilizada. No hay salvajes que no hablen […] Recíprocamente, no hay civilizados que no sean capaces de salvajismo: […] el linchamiento pertenece a hombres […] en la cúspide de la civilización. Si se quiere sacar al lenguaje del callejón sin salida al que lleva esta dificultad, es necesario decir que la violencia […] carece […] de voz, que así la humanidad […] miente por omisión y que el propio lenguaje se funda en esta mentira.”


.



Paco Traver dijo...

El yo no puede ni podrá jamás dar cuenta del sujeto puesto que la esencia del sujeto es la alineación.
24/7/07 20:34

Ana di Zacco dijo...

El desalienador que lo desalienare...
14/9/07 21:25