11 septiembre 2006

Duermevela

Como el hombre no es Dios y no puede crearse a sí mismo, para consolarse crea las palabras, y les da un soplo de vida y un empujón en el culo.
Al ponerse en marcha, las palabras tiran del hilo, las siguen los símbolos y éstos a su vez tiran de las ideas.

(revelación hecha por una parte de mí besba a otra parte de mí besba)

1 comentario:

Anónimo dijo...

...