24 agosto 2007

Madrugada con ellas

Persigo la sombra que da a las palabras la luna a través de la ventana y no la alcanzo. Salto en mi imaginación para engañarla, pero la luna se me adelanta, burlona y cómplice de mi desvelo. Pongo las palabras en fila india, como ovejitas que contar, pero, indisciplinadas ellas, juegan a la comba con las vueltas que doy en la cama, corretean, se divierten persiguiéndose unas a otras y enredándose con las sábanas y con mis piernas desnudas. Y a cada hora que pasa son más, multitudes de ellas. Les digo “¡Shhh!.. un niño está naciendo en algún lugar del mundo, un volcán se está enfadando, un copo de nieve está estrellándose en...” Pero no consigo imponerme, esta noche están más traviesas que de costumbre, alborotan muchísimo y taponan sin querer, con sus cuerpecitos pequeños y sus risitas, cualquier fisura por donde me dejaría resbalar a gusto hacia los pantanos del descanso. Tanta es su desfachatez que acaban por empujarme fuera del colchón cuando ya el alba tiende su primer brazo hacia esta noche en vela. Las que han saltado primero tiran de mis pies y manos jurándome versos que -lo sé, ya me las conozco- luego no cumplirán. Y es que son así, como niñas juguetonas. Por eso sonrío mientras me rindo y me levanto. Me siguen, igual que los polluelos a la madre, en mi camino hasta el bote de café. Y es que con ellas es imposible enfadarse.

Y la ciudad y el resto del universo duermen, ajenos a todo y sin palabras con que envolver sus sueños inocentes, mientras yo me sirvo el primer café de lo que será este hoy, un hoy de mirar más engañoso que otros.

.

4 comentarios:

Zifnab dijo...

Lo bueno de mirar es que siempre es mentira y por ello nunca te engaña.

Pruena a desnudar a la luna. A mi me funciona en las noches de luna nueva. El resto, no.

Se feliz

ybris dijo...

Traviesas palabras. Juguetean con nuestro descanso hasta el insomnio.
Hay peores insomnios que el de las palabras que nos invaden.
Besos

Verdurin dijo...

Las palabras son como los perros necesitan un collar, un nudo para poder llevarlas de paseo

Lula May dijo...

Qué chulo, creo que debimos de tener una experiencia parecida (lo mío en realidad fue un sueño a raíz de una experiencia en un blog multitudinario).
No había entrado nunca en tu blog, aunque nos hemos cruzado en varios rincones, y me gusta tu forma de escribir, de trasladar las sensaciones, de plasmar ideas (yo siempre digo que lo único que hago es plasmar ideas).
Volveré más despacito.
Muchas gracias, Ana, por tu mensaje y procura pasar un feliz día,
Lula.