08 abril 2007

Hace cuatro días


Hace apenas cuatro dias eras así, como en la foto.
El dia de la foto no te preocupaba meter la barriga ni sentías miedo, porque ni siquiera sabías que el miedo tenía forma ni nombre. Tampoco existía la felicidad porque la felicidad y tú erais una sola cosa, un tierno equilibrio.
Hace apenas cuatro dias, ese dia de la foto, te bastaba con algunas moléculas de glucosa. Ahora no te basta ni el chalet adosado ni la pantalla de plasma, ni viajar a Nepal en busca de lo que llevas en el bolsillo. O, como dice el cuento, de lo que llevas escondido en el corazón (los dioses, que son muy sabios, lo escondieron ahí para que no lo encontraras y tomaras muchos aviones cada verano para hallarlo). 
El dia de la foto tu corazón ya llevaba escondida la llave, pero saliste fuera y comenzaste a buscar donde no era.
¿Qué ha cambiado tanto, aparte de tú?

.

2 comentarios:

Zifnab dijo...

Yo no creo que nada cambie. Yo creo que somos así. Tal vez por la semejanza del líquido amniótico y una lágrima. Tal vez porque buscamos buscamos buscamos buscamos y no encontramos ni la felicidad ni la omnipotencia ni nada. NO se. LA DGT debería indicar por donde se llega a la sabiduría. Sabiduría 10 km o algo así. No se

Tengo una noche demasiado trascendente. Debo ir a una gasolinera de guardía y leerme urgéntemente un Marca.

Hace cuatro días... Buen título para un cuento

Se feliz

A. di Zacco dijo...

No te preocupes, esta madrugada pasada ha sido trascendente para varios mas que padecemos de insomnio primaveral.
¿Con el Marca tambien pueden hacerse aviones de papel? :)
Cuidese.