15 agosto 2007

El carácter en la cara


El cuerpo es la forma visible del pensamiento (R. Bach: Juan Salvador Gaviota)

Franz J. Gall (1758-1828), artífice de la frenología, pasó a la historia por suponer que las facultades mentales del ser humano se localizaban en áreas determinadas del encéfalo. Creo que en esta primera asunción se adelantó unos decenios a Broca, pero Gall fue demasiado más allá en su convencimiento de que dichas áreas, según estuvieran más o menos desarrolladas, producían prominencias (o depresiones) en el cráneo.
Esta ocurrencia, tras un esporádico furor causado en su época, dejó de ser tomada en serio y hoy día no es considerada científica (aunque, según un testimonio mío de primera fuente, en Suecia -que parece un país muy serio- un moderno frenólogo recorría en los años veinte algunos colegios, palpando el cráneo de los alumnos y prediciéndoles con acierto para qué estudios estaban más capacitados.)
A Gall se le reprocha falta de cientifismo, sobre todo por una deducción fruto de un muestreo insuficiente, pero deseaba dedicar este post a la moderna fisiognomía que, aunque tampoco es tomada por científica, sin embargo es muy útil estadísticamente hablando. Algunos apuntes:
La Fisiognomía, como toda disciplina de tinte holístico, parte de un nexo entre alma (no materia) y cuerpo (materia): el segundo sería un reflejo o proyección en otro plano de la primera. Se basa, entre otras cosas, en los temperamentos hipocráticos, que dan relevancia esencial a los líquidos que circulan por el cuerpo humano (sangre, linfa, bilis amarilla y bilis negra), pero alarga su interpretación no sólo a la morfología del rostro sino a cada uno de sus rasgos. Así, a título de ejemplo:
- la inclinación de la frente vista en perfil da idea del grado de impulsividad del sujeto: frente vertical significa predominio de la reflexión ante la acción, y viceversa.
- el tamaño de la nariz indica la preponderancia de lo emocional (nariz grande = grandes afectos, y viceversa);
- ojos saltones indicarían ingenuidad; hundidos, desconfianza (se miran las cosas "desde más lejos" antes de juzgarlas);
- frente ancha: persona “multipuesto” (puede dividir su atención en varios temas, dispersa); frente estrecha: persona “monopuesto” (tiende a concentrar su energía en un interés primordial);
- boca carnosa: sensualidad; labios finos: poca idem;
- orejas pequeñas y pegadas: timidez (y al revés).
No me pregunten la base de la Fisiognomía, si les interesa el tema hay mucho escrito por ahí. O mejor, diviértanse comprobando por sí mismos: como mínimo, de entretenido lo es.
.


Sintagma in Blue dijo...

Algo de verdad hay en todo ello.
16/8/07 00:28

FRAC dijo...

El cuerpo es un lenguaje, sin duda; tal como es, y tal como lo movemos expresa nuestra manera de ser.
Mi frente es vertical, mis labios finos y mis ojos se van hundiendo con la edad...
16/8/07 09:09

Zifnab dijo...

Pese a que en lo que a mi se refiere, mi fisonomía me delata, no te daré el gustazo de hacerte ver que me has convencido :-D

Sigo sin creer en ello

Be happy
16/8/07 11:19

Ana di Zacco dijo...

Nada de convencimientos: la autora propone y ellos disponen, ¿no es así el refrán? :)
16/8/07 11:25

Ana di Zacco dijo...

Por cierto, Frac: "tal como nos movemos expresa nuestra manera de ser" tb es una gran verdad: las personas que caminan rápido, comen rápido y hablan rápido, nunca serán personas que piensan lento. Y al revés. Lo mismo delata la velocidad de la escritura (grafología).
16/8/07 14:53

Paco Traver dijo...

Al margen de que hoy en dia ya nadie cree en las hipotesis localizacionistas de Gall, lo cierto es que este hombre ha tenido una enorme influencia en la ciencia del cerebro. la hipotesis politicamente correcta hoy es que en la serotonina está el humor, en la nordadrelina el miedo y en la dopamina el deseo. ¿Alguien quiere mayor influencia? El fracaso de Gall supuso sin embargo su éxito en otro nivel , siempre pasa lo mismo en la ciencia: condenamos lo mismo que defendemos pero con otra jerga. Esto se llama adanismo, cada epoca cree haberlo inventado todo.
17/8/07 16:36

quantum dijo...

Leyendo vengo tus trozos de tanto. Y me detuve con la fotografía: sí que son muchos los caminos del Señor, pero para mí el gesto es... bueno, esto es un comentario para la frenología:
Más que cada rasgo en sí (que a veces también), el conjunto y la expresión pueden hacer visible eso que llaman el alma.
17/8/07 21:02

Ana di Zacco dijo...

Cierto, Quantum, que es un conjunto. Sin embargo, el conjunto está hecho de la suma de pequeños datos que -al parecer- el cerebro decodifica. Vectores cuya resultante da "algo" y a este algo (suma, resultante) cuando vemos una cara o estrechamos una mano quizá le llamamos intuición. ¿De dónde viene no obstante el dato que dice que una mirada es ingenua, o que ese conjunto de rasgos pertenece a alguien asustadizo, o peligroso, o...? Lo ignoro pero algo hay.
17/8/07 21:07

Trenzas dijo...

Puede resultar interesante ir comprobando por uno mismo si se ajustan los tipos. Y para eso no hace falta más que fijarse en las personas que nos rodean habitualmente. Leí "Historia de la Fisiognómica", de Julio Caro Baroja y me quedaron ganas de más cosas sobre el tema.
Frenología es un término que puede provocar rechazo por lo que sabemos de la forma en que se usó para justificar algunas formas de racismo. Me quedo con ganas de saber más al respecto.
Saludos cordiales, Ana.
18/8/07 15:01

JeJo dijo...

De un tiempo a esta parte, algunas de mis facciones han cambiado a causa de lo los blogs ... Sospecho que a muchos les estará ocurriendo lo mismo.
Se trata de la postura de mi mano izquierda sobre ciertos lugares de la cara cuando encuentro un blog interesante que leer.
En estos casos, el dedo indice de dicha mano se coloca entre el labio inferior y el mentón, mientras que el pulgar se aloja justamente en la parte inferior del mencionado mentón o pera.
Otras veces, el indice izquierdo se mueve hasta la sien izquierda produciéndole pliegues (tres).

Mucho me temo, que estas posturas modifiquen los rasgos de mi cara.
Pero, la verdad, si así sucede, luciré con gusto mis nuevas facciones.

Muchos saludos y felicitaciones por este interesante post.
13/9/07 01:43

Ana di Zacco dijo...

Lo de los gestos es mundo aparte, Jejo. P.e. pasarse la punta de la lengua por entre los labios leí que significa "deseos extraños insatisfechos" (no decía cuáles).
Con los blogs interesantes hago parecido a tí; a veces me pellizco el labio inferior incluso. Si fuera hombre me pellizcaría el bigote.
Gracias y abrazos!
13/9/07 10:11